Las telcos piden al Gobierno abandonar el sesgo ideológico para fomentar nuevas inversiones

Representantes de toda la industria de las telecomunicaciones reclaman una visión menos política para permitir el desarrollo de nuevas tecnologías

La necesidad de contar con políticas fiscales que promuevan la inversión y abandone la concepción regresiva; de establecer legislaciones transparentes, perdurables, que estén exentas de un sesgo ideológico y que promuevan las inversiones son algunos de los principales reclamos que las empresas de telecomunicaciones le hacen al sector público.

Es decir, al Estado nacional actualmente está representado por el gobierno del Frente de Todos que, desde que asumió en diciembre del 2019, modificó las pautas de vinculación y relacionamiento con una industria que ya representa el 3% del PBI del país y que, a través de la economía del conocimiento, genera exportaciones por u$s6.000 millones anuales.

Cambios que se evidenciaron en profundizar las regulaciones y la presencia del Estado nacional a partir de normas que controlan el precio de servicios como la televisión por cable; internet y telefonía celular y que hasta terminan por definir el nivel de rentabilidad de las llamadas telcos.

En este sentido, las empresas también intentan articular una serie de pedidos con el sector público para mejorar la relación con los funcionarios del sector que dependen del presidente Alberto Fernández y generar una agenda de temas que van desde lograr un trato igualitario para todas las empresas que compiten en la industria; impulsar el aumento de la conectividad y ofrecer previsibilidad y certeza para las inversiones que hacen falta.

Lo hacen entendiendo que la pandemia ha mostrado que la brecha digital es un tema central y evidenciando la vocación de las empresas de llevar la conectividad a todo el país. Pero también reclamando, por ejemplo, que el Fondo de Servicio Universal sea destinado a beneficiar a los sectores sociales más vulnerables.

También abordando mecanismos de financiamiento de largo plazo y bajo interés para las PyMEs y cooperativas, en conjunto con una política fiscal menos regresiva; con un fuerte complementariedad con las empresas estatales para evitar seguir superponiendo redes, esfuerzos y generando inversiones ineficaces.

La caja de resonancia de estos reclamos fue el panel «Regulación Tic: la necesidad de una construcción conjunta», realizado en el marco de la 31° edición de las Jornadas Internacionales organizadas por ATVC y CAPPSA.

Las exposiciones estuvieron a cargo de Antonio Roncoroni, presidente FECOSUR; Alejandro Lastra, director de Regulación y Asuntos Públicos de Telefónica Movistar de Argentina; Francisco Barreto, vicepresidente de Asuntos Externos y Regulatorios de DirecTV Argentina; Ariel Graizer, presidente de CABASE; Hernán Verdaguer, director de Asuntos Regulatorios de Telecom Argentina, y Marcelo Tulissi, titular CACPY.

Todos representantes de una industria que representa a más de 2.000 grandes y pequeñas empresas; que generan cerca de 100.000 empleos; que invierten en dólares y cobra en pesos y que se muestran dispuestas a seguir invirtiendo pero que precisan de reglas claras y previsibles.

En este sentido, Ariel Graizer hizo referencia a las trabas que existen en muchas localidades para poder desplegar redes que, según su opinión, forma parte de uno de los temas que debe resolver el Estado para cumplir con el compromiso de conectar a todos los argentinos.

«Tenemos ese compromiso y la pandemia ha sido una ratificación de eso si se tiene en cuenta que en las dos primeras semanas de pandemia, el tráfico de nuestras redes aumento un 45%. Para cumplir el desafío de conectar al 100% de los hogares, precisamos reglas claras, previsibilidad para realizar las inversiones que nos permitan llevar a la Argentina a la economía del conocimiento que transforme el país», sostuvo.

A esto le sumó la necesidad de abordar casos de abuso como competencia por debajo de los precios o las ventajas que tienen nuevos actores del sector «que logran un trato desigual respecto de las obligaciones y responsabilidades».

«Hoy contamos con el 68% de los hogares conectados, con una velocidad promedio de 40 mb por segundo. Esos datos nos colocan en el segundo puesto en la región. Hemos logrado todo esto, a pesar de algunos obstáculos», enfatizó el titular de CABASE para quien las telecomunicaciones en Argentina son el fruto de un ecosistema donde conviven empresas grandes, medianas y chicas «con un Estado que regula a quienes invertimos en dólares y cobramos en pesos, con el agregado de la regulación y el congelamiento de precio».

El ejecutivo pidió que los entes reguladores sean «facilitadores» y criticó la calificación como servicio público de la industria y el congelamiento de precios «en un sector en competencia que afecta la prospectiva».

Por su lado, Alejandro Lastra acordó con lo expresado por Graizer y reclamó regulaciones y normativas que permitan aumentar la velocidad; generar más externalidades y beneficios.

Además pidió a sus propios colegas del sector que se genere «una voz más firme, más fuerte, para explicar a la sociedad, para mostrar la importancia que tiene en la vida cotidiana, en el futuro y el crecimiento, a partir de la imprescindible articulación con el sector público».

Para el representante de Telefónica Movistar el vínculo con el Gobierno debe ser repensado para lograr que abandone del sesgo ideológico y priorice las políticas sectoriales. «El diálogo, la articulación público privada, es el centro de cada una de estas cuestiones», sostuvo.

Mientras tanto, Antonio Roncoroni recordó que las cooperativas brindan servicio donde ni siquiera llega el Estado y pidió dejar de construir redes que se superponen, además de resaltar la integración de las empresas que representa su cámara con los grandes operadores extranjeros.

«A lo largo del tiempo ha quedado demostrado que la integración con los grandes es posible, beneficiosa para el sector y, sobre todo, para la Argentina. El ejemplo de mi pueblo es muy válido. En Gesell nos integramos a las tres compañías más grandes. Les conectamos sus antenas para que ellos den un mejor servicio en nuestra localidad. Esa es una muestra de la desinteligencia que significa construir redes superpuestas», ejemplificó.

En ese marco, el titular de CABASE también consideró «necesario» abordar la problemática de las OTT debido a la mayor desigualdad que existe en el sector a partir del «constante drenaje de dólares que se van al exterior por estos servicios, sin contrapartida».

Es preciso, dijo Roncoroni, que estos actores extranjeros tengan las mismas reglas y obligaciones que las cooperativas para evitar que se transformen en una competencia desigual.

Para lograrlo, solicitó la interacción con el Estado, que evite asimetrías como la resultante de las últimas medidas que terminan por subsidiar el consumo de los sectores sociales de mayores ingresos en detrimento de las inversiones ante el congelamiento de precios.

«Necesitamos no sólo que se regule, necesitamos que se promocione, que se impulse el aumento de la conectividad», enfatizó.

Desde Telecom Argentina acompañaron la visión del representante de Telefónica Móviles. Quien lo hizo fue Hernán Verdaguer al enfatizar el rol que estas grandes empresas tuvieron para garantizar los servicios durante la pandemia del Covid-19.

«Fue un desafío enorme, con una gran inversión hecha mientras todos empezamos a valorar lo que significa la conectividad que permitió la digitalización de muchas empresas en un lapso muy breve», destacó el ejecutivo de Telecom Argentina.

A la vez, Verdaguer calificó a la innovación y la digitalización como el presente y el futuro mientras que sostuvo qu la convergencia excede al sector. «Somos facilitadores de otras industrias, de otras empresas, de otros servicios. La continuidad de este desarrollo se logra sólo con más y más inversión. En Latinoamérica el 75% de la inversión en infraestructura es privada. Es la mayor evidencia de la necesidad de previsibilidad y diálogo público privado», agregó.

A su turno, Marcelo Tulissi también cuestionó las ventajas que, según su opinión, tienen las OTT al no ser consideradas servicio público; no precisar licencia; no precisar permisos municipales ni pagar tasas de ningún tipo.

«Es claro que la cancha está muy inclinada porque en paralelo a estas ventajas, nosotros debemos invertir en más infraestructura que ellos utilizan para monetizar sus servicios y tensionan nuestras redes» se quejó el titular de CACPY.

Por eso pidió que el Estado abandone el péndulo constante de cambios y se dedique a pensar reglas y políticas que den certezas de inversión a mediano y largo plazo al entender que sin previsibilidad los planes no se pueden llevar a cabo.

«Estamos dispuestos a seguir avanzando, pero el Estado debe ser articulador y facilitador, no pensar en dar la última milla como en algunas provincias por medio de las SAPEM», aseguró el empresario quien, de todos modos, destacó el rol de ARSAT «que ha sido desde su génesis, complementario».

Luego, Francisco Barreto destacó que la industria reaccionó de una «manera muy humana, rápida y audaz» a los desafíos de la pandemia, reforzando la oferta básica de contenidos, información y educación. «Las empresas del interior del interior han reaccionado muy bien», explicó.

En tanto, Walter Burzaco, llamó al diálogo al asegurar que la industria tiene voluntad de continuar invirtiendo.

El presidente de ATVC, hizo mención al panel de panel de 5G, tecnología que anticipó como «lo que se viene» y para la cual pidió «reglas claras y perdurables porque lo que hemos invertido hasta ahora no va a bastar, vamos a tener que invertir mucho más en el marco de un proceso de digitalización que es inevitable, no es una opción, es una necesidad».

Espectro «perdido»

Del panel al que hizo referencia Burzaco sobre el futuro y presente del 5G contó con la presencia de Stephan Rose (Bell Labs); Helio Oyama (Product Management Director Latin America – Qualcomm); Angélica Ceratti (Marketing Manager en Latín América – Nokia), y Guillermo Solomon (Chief Digital Transformation Officer LATAM – Huawei).

Precisamente, este ejecutivo analizó las condiciones que precisa el 5G y los beneficios que traerá para la economía y la sociedad.

«La Argentina se encuentra ante un momento histórico dónde no debe perder el enfoque pero dejando de lado trabas como la modificación de las barreras al despliegue, que es uno de los escollos que debe ser removido», agregó.

En Telecom calificaron a la innovación y la digitalización como presente y futuro y sostuvieron que la convergencia excede al sector.

En Telecom calificaron a la innovación y la digitalización como presente y futuro y sostuvieron que la convergencia excede al sector.

Pidió tomar como ejemplo las experiencias de países que pusieron a disposición del despliegue la totalidad de la infraestructura del Estado, las rutas y autopistas. También reclamó al sector púbico abandonar el concepto de obtener fondos significativos rápido de los operadores, medida que retrasa las inversiones y afecta de forma directa a la totalidad de la economía.

«Los países que no cuenten con 5G serán menos atractivos. De esta forma, todo espectro que no se asigna es recaudación, productividad e inversión perdida. Las obligaciones deben mutar hacia despliegue versus pago en efectivo», sostuvo Solomon.

En tanto, Angélica Ceratti destacó que para que el 5G tenga un despliegue con efecto beneficioso para toda la sociedad se debe tener en cuenta, por ejemplo, que el concurso de asignación del espectro no sea recaudatorio si no que estimule una inversión ordenada y coordinada con un plan de crecimiento.

Para la ejecutiva de Nokia, las facilidades de infraestructura de fibra y sitios en coordinación con el Estado «son imprescindibles para contar con un Plan de Despliegue que no se vea truncado e impedido por la burocracia».

Otro de los aspectos que enfatizó por su importancia es el acceso de la tecnología y los dispositivos para la población en forma masiva, junto con la capacitación y la transformación digital, a los efectos de eliminar la brecha digital.

«El 5G bien aplicado impactar en una mejor calidad de vida para toda la sociedad. Debe ser un habilitador de inclusión digital para todos los ciudadanos y bien implantado puede incrementar el PBI en hasta un 1% al año» finalizó.

Unos minuto más tarde fue el turno de Helio Oyama quien afirmó que el 5G conecta todo, personas, tecnologías y anticipó que esta tecnología acelerará el despliegue de banda ancha en la sociedad, sea móvil o fija.

«La fortaleza del 5G radica en su altísima velocidad y bajísima latencia. Por sus efectos expansivos en la economía es muy importante que se acelere la asignación de las frecuencias.», aseveró el representante de Qualcomm.

De igual modo, Lucas Gallito pidió más espectro para poder desplegar el potencial del 5G e identificó las tres áreas diferentes con potencial para logarlo: por debajo de 1GHZ, entre 1 y 6 GHZ y por arriba de 6GHZ

Sobre la discusión generada por el destino de la banda de 6GHZ, el ejecutivo de GSMA entiende que dicha banda cumple un rol preponderante para la adopción de la tecnología de 5G, sobre todo para poder hacer frente a la demanda de los usuarios y contar con más antenas conectadas a fibra óptica.

«El 5G va a ser un motor para mejorar la competitividad de las economías de América Latina con inversiones por u$s91.000 millones divididos en diferentes áreas de la economía», anticipó.

Una vez finalizado este panel, fue el turno de Fabián Di Cicco, gerente General de Red Intercable, quien en el cierre de la conferencia Conectividad en Argentina: sus protagonistas, quien admitió que la aparición de la pandemia «puso a prueba a nuestras empresas y fue necesario dar respuestas a las demandas de las comunidades. Las Pymes pudimos y supimos dar respuesta, gracias a las inversiones que siempre sostuvimos y al esfuerzo de nuestros trabajadores».

Consideró además que la industria atraviesa un período de transición que propone nuevos desafíos en materia de incorporar servicios, desplegarlos y al mismo tiempo competir.

«Nos proponemos traficar grandes volúmenes de datos y convertirnos en los mejores operadores de la última milla», señaló el empresario, para quien el mercado está direccionado hacia el consumo vía streaming, desafío que debe contar con la disponibilidad de ancho de banda, brindar la mejor experiencia de usuario, mejor conexión y adecuación de tráfico costo-beneficio.

«Tenemos la certidumbre de que esta transformación se va a profundizar y tendremos que incorporar nuevos servicios digitales para mantenernos competitivos. Debemos trabajar en la adecuación de nuestra infraestructura de atención al cliente. Las Pymes trabajamos en una automatización de los sistemas sin perder el valor diferencial de la atención personalizada», agregó Di Cicco.

Y, al igual que la mayoría de los participantes el evento también se mostró preocupado por la falta de previsibilidad, las cuestiones regulatorias y, sobre todo, la piratería.

Las empresas entienden que el 5G bien aplicado impactará en una mejor calidad de vida para toda la sociedad.

Las empresas entienden que el 5G bien aplicado impactará en una mejor calidad de vida para toda la sociedad.

Estos temas cruzaron todos los paneles de las jornadas, como el bautizado «La Conectividad innovación y transformación de las Empresas y el Trabajo».

Una mesa que estuvo integrada por Tomas Karagozian, (presidente de UIA Joven); Pamela Scheurer (CTO y Cofounder de Nubimetrics); Victoria María Blazevic (Head of Brand & Communications de Tiendanube), y Francois Bourguignon (Profesor Emérito de Paris School of Economics y ex Vicepresidente, Chief Economist del Banco Mundial – Francia).

De hecho, el invitado extranjero abrió las exposiciones con un abordaje sobre los posibles efectos y transformaciones a partir de la digitalización.

«Es difícil distinguir conectividad y digitalización, ambas se precisan. En forma constante asistimos a discursos que se contradicen respecto del futuro del empleo, la productividad y los niveles de desigualdad ante esta nueva revolución», cuestionó

Como certezas, mencionó la futura creación de nuevos empleos, aumento de la productividad y la competencia, reducción de los precios y mayor demanda.

Para Pamela Scheurer, la pandemia demostró que el ecommerce iguala la oportunidad de crecer entre grandes chicos. «En el mundo digital se puede construir una buena reputación en tres meses. Sin embargo, es fundamental acompañar el proceso de transformación con capacitación. Para ello creamos una plataforma de educación para transitar el aprendizaje. La pandemia disparó la voluntad de digitalización, a partir de la necesidad.», agregó.

Por su lado, Victoria María Blazevic mencionó el desarrollo de Tienda Nube durante estos años. «En poco tiempo llegamos a ser 700, con más de 100.000 clientes en varios países. Argentina tuvo el mayor crecimiento de la región, y a partir de los clientes se generaron 300.000 puestos de trabajo.», sostuvo.

Te puede interesar

A su turno, Tomas Karagozian, calificó como imprescindible «abrir nuestras fábricas y trabajar en conjunto para modificar las currículas educativas, para generar las capacidades que se precisan. Los cambios se han acelerado, no existen viejas industrias, existen viejas tecnologías. Una de las muestras más claras del impacto de la conectividad es que durante la pandemia, un año y medio, dirigimos nuestras fábricas a distancia, sin visitarlas. Y funcionaron perfectamente. Es una forma también de descentralizar de federalizar. Al comienzo de la pandemia pedíamos asfalto, hoy pedimos conexiones de fibra óptica. La industria 4.0 está en marcha y debe aumentar la capacidad de conexión».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *