El fracaso de los hoverboards: una moda seductora pero peligrosa que quedó en el olvido

Cuando los llamados «hoverboards» o aeropatines se convirtieron en una moda en 2015, con adolescentes, preadolescentes e incluso adultos que corrían por las calles como estatuas flotantes mientras apenas se movían más rápido que si hubieran caminado, el ridículo ya era fuerte.

¿Dónde estaba la levitación de la película «Volver al futuro» que habían prometido sus fabricantes? ¿Por qué abrazaríamos el futuro de «Wall-E» donde los humanos son vagabundos?

Pero se convirtió con rapidez en un verdadero fraude cuando resultó que los artilugios hechos de calidad mala tenían una tendencia a estallar literalmente en llamas.

Ya sea por miedo, humillación o simplemente la llegada de patines eléctricos más prácticos, se siente como si los «hoverboards» se esfumaran rápidamente, aunque con frecuencia se los ve con grandes descuentos en comercios en línea, pero rara vez en la calle.

Estos juguetes se convirtieron en un artículo de regalo imprescindible para la temporada navideña en 2015.

Estos juguetes se convirtieron en un artículo de regalo imprescindible para la temporada navideña en 2015.

¿Qué es un hoverboard?

Los hoverboards son patines eléctricos, de manos libres y autoequilibrados en los que las personas se paran y montan. Es como un mini-Segway sin asa. Fue el primer juguete que hemos visto en la vida moderna que más se parecía a la patineta de Marty McFly en la película «Volver al futuro» o a Los Supersónicos y soñado con tener algún día.

Si bien el nombre «hoverboard» da la sensación de volar, los usuarios se paran en una tabla con dos ruedas, se equilibran sobre ellas y cambian su peso ligeramente para avanzar, retroceder o girar en círculos. La velocidad de un hoverboard varía según la marca. La mayoría se mueve a velocidades de 9 a 24 kilómetros por hora.

Estos transportadores de personas portátiles no solo te llevan de un destino a otro, a una velocidad ciertamente más rápida que caminar, sino que los hoverboards tienen un factor genial importante que hace que los niños rueguen por los suyos.

[embedded content]

Los incendios de los hoverboards

Pero al igual que los monopatines eléctricos, los hoverboards se alimentan de baterías, por lo cual con el riesgo de incendios es alto si no se toman precauciones o están fabricadas mal.

Los incidentes de los hoverboards en su época de gloria fueron tan graves que Amazon.com debió publicar un comunicado de que cualquier hoverboard que se haya comprado en su sitio, incluso si todavía estaba en buenas condiciones, podía devolverse sin cargo.

No estaba claro si las placas de circuito o las baterías de iones de litio eran la causa de los incendios, pero en cualquier caso, si alguien tenía un hoverboard se sugería cargarlo con supervisión, en un área abierta, lejos de combustible y mantenerlo cerca un extintor de incendios.

[embedded content]

La barrera del precio

Dependiendo de las características de la tabla y de la marca, los precios de los hoverboards podían variar en su tiempo de fama mediática. Podías comprar hoverboards que iban desde 400 dólares a 1.000 dólares. No eran baratos y eran toda una inversión.

[embedded content]

La responsabilidad personal en accidentes

No solo había incendios asociados con hoverboards, sino que también había otras responsabilidades personales en las que se debía pensar. 

Tal vez tu hijo invitaba a un amigo del barrio a tu casa. El amigo quería dar un paseo en el hoverboard. Saltaba sin usar casco protector y se caía, se rompía un hueso y sufría una conmoción cerebral o, lo que es peor, una lesión cerebral traumática que le cambiaba la vida.

Los niños son niños, pero sus padres podrían ser personalmente responsables y demandados por un accidente en su propiedad, bajo su supervisión. No se recomienda hoy el uso de la mayoría de los hoverboards para niños menores de 13 años. Sin embargo, hubo y hay muchos padres que no siguieron esta advertencia.

Los niños son jóvenes y espontáneos; sus habilidades de juicio y toma de decisiones no están completamente desarrolladas. No confíes en ellos para tener el control de una tabla que puede conducir a una velocidad de hasta 25 kilómetros por hora.

Hay un largo historial de lesiones con hoverboard que incluye caídas, fracturas, lesiones cerebrales y huesos rotos de usuarios que se cayeron de su hoverboard porque no usaban cascos o almohadillas protectoras. Incluso, en climas cálidos, puede haber una necesidad urgente de subirse sin zapatos o con calzado de playa.

Los hoverboards son patines eléctricos, de manos libres y autoequilibrados en los que las personas se paran y montan.

Los hoverboards son patines eléctricos, de manos libres y autoequilibrados en los que las personas se paran y montan.

Limitados en superficies y prohibidos en aeropuertos

Los hoverboards no tienen llantas llenas de aire como las bicicletas. Al igual que los scooters tradicionales no son seguros para saltar bordes altos o atravesar terrenos irregulares, tampoco lo son los hoverboards. Se utilizan mejor en superficies lisas y planas. Algunas ciudades tienen raíces expuestas en las veredas, áreas empedradas y lomos de burro. 

Los hoverboards están prohibidos en los aeropuertos debido a sus baterías de iones de litio, y ni siquiera se pueden facturar como equipaje. Y muchas universidades y escuelas los prohibieron en sus campus.

Una autonomía limitada

Había que prestar especial atención a cuánto tiempo de conducción tenía y tiene un hoverboard una vez que está completamente cargado. Algunos incluyen minutos continuos de tiempo de ejecución de alrededor de 115 minutos, otros pueden tener hasta 6 horas.

Los usuarios deben planificar con anticipación y prestar especial atención a su destino para asegurarse de que no solo tengan una batería de suficiente duración, sino también si viajarán de noche o de día.

Algunos aeropatines incluyen luces, otros no. Si un usuario sale al anochecer o en la oscuridad, no debe confiar en estas luces, y siempre asegurarse de tener ropa que le permita ser identificado por los conductores cercanos.

La velocidad de un hoverboard varía según la marca.

La velocidad de un hoverboard varía según la marca.

Un fracaso de reemplazo de la bicicleta

No hay que pensar en un hoverboard como reemplazo de una bicicleta. Con ellos los padres tiene una buena excusa para sacar a los niños de la casa, pero los aeropatines no requieren la cantidad de fuerza y coordinación que un niño usaría si anduviera en bicicleta, por lo que no reemplazan el ejercicio o el acondicionamiento físico familiar.

Los riesgos y costos asociados con la compra de un hoverboard, especialmente para un niño pequeño, superan cualquier recompensa potencial.

La tormenta perfecta para un fracaso

La moda de los hoverboards y los consiguientes problemas de seguridad del consumidor ilustran una tormenta perfecta de fuerzas del mercado.

Primero, los hoverboards ocuparon una categoría de productos completamente nueva. Tan pronto como los primeros hoverboards llegaron al mercado en 2015, el reconocimiento del producto entre los consumidores se disparó, gracias a los videoclips de YouTube con celebridades como «Epic HoverBoard Dance Cover» de Justin Bieber.

[embedded content]

Los hoverboards captaron la atención mundial y los fabricantes no pudieron producirlos lo suficientemente rápido. Eso generó un nuevo mercado potencialmente enorme que atrajo a muchos nuevos participantes, incluidos muchos fabricantes asiáticos.

Todos enfrentaron una tremenda presión de tiempo de comercialización y tuvieron que diseñarlo muy rápidamente, a menudo basándose en un conocimiento muy básico.  En otras palabras, todos estaban inventando cosas a medida que avanzaban.

¿Alguna de estas empresas tenía normas internas de ingeniería de seguridad? No. Se basaron en información no escrita que no es comúnmente conocida por otros dentro de una empresa.

La mala fama de los advenedizos

Por último, pero no menos importante, no había una «industria de hoverboard» de la que hablar. Por lo tanto, no había estándares de seguridad para hoverboard que los proveedores puedan cumplir, incluso si quisieran.

Un desarrollo de productos más rápido, una cadena de suministro global, más empresas emergentes y demandas más rápidas de los consumidores presentaron serios desafíos para la seguridad. 

De hecho, muchos vendedores de hoverboards, sin experiencia en el manejo de los peligros de las baterías de iones de litio, vieron una oportunidad inmediata de ganar dinero.

El mercado potencial de hoverboard parecía demasiado bueno para ser verdad, y la presión para fabricar lo más rápido posible era irresistible. La demanda del mercado fue una excusa suficiente para tomar atajos con la esperanza de salirse con la suya.

Estos juguetes se convirtieron en un artículo de regalo imprescindible para la temporada navideña en 2015. Seis meses después, se retiraron del mercado de EEUU más de 500.000 hoverboards debido al riesgo de incendio o explosión. A mediados de 2016, la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de EE. UU. anunció:

«Ha habido al menos 99 informes de incidentes de paquetes de baterías en patinetes/patinetas flotantes auto equilibrados que se sobrecalentaron, produjeron chispas, humearon, se incendiaron y/o explotaron… incluidos informes de lesiones por quemaduras y daños a la propiedad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *