¿Cómo bajar el nivel de estrés laboral en tiempos de hiperconectividad?

El coach ejecutivo y comercial brinda una serie de nueve tips para preservar la salud mental a un año y medio de trabajar desde casa en pandemia

En este año y medio de pandemia, en algún momento fuimos testigos de alguien que está conversando por videollamada y en paralelo chatea con el celular por Whatsapp con amigos, y coordina acciones laborales por WhatsApp Web o Telegram Web. Esto sucede mientras, también, alterna en revisar las redes sociales y, por qué no, comparte fotos de la videoconferencia que está transcurriendo y, de fondo, está la TV prendida en silencio para que no se escuche cuando abre su micrófono. Con algunos colores diferentes, de seguro comprendes lo que ilustro en este párrafo.

Este contexto nos ha sumergido en un fenómeno impensado: la hiperconectividad.

La complejidad surge en que se entrelaza la vida personal y la laboral. Tenemos en la misma «app» de mensajería a los grupos laborales, grupos de amigos, de familia y también los mensajes privados de cada una de esas personas que están en los grupos; las redes sociales (posiblemente dos o tres distintas), el mail, las llamadas, etc.

El problema no es el evento de estrés relacional, multitareas y multi-ámbitos (laboral, pareja, familiar, amigos, etc.) sino la continua sensación de que «nunca terminará mi jornada laboral» o de «no puedo tomarme ni unos minutos para mí».

Actualmente en mis procesos de coaching escucho cada vez más el agotamiento que existe en este aspecto. Personas con las que vengo trabajando hace tiempo y que conozco que tienen un gran compromiso laboral y profesional, por primera vez me dicen este tipo de frases: «siento que no descanso»; «no sé cómo generar espacios para mis hijos, etc.»

En números, pasamos más de 16 horas diarias frente a distintas «pantallas». Más de la mitad de las personas occidentales tienen el hábito de mirar sus móviles como primera actividad del día, también son el último chequeo del día. Con estos hábitos dependemos del factor suerte para no arrancar el día con una «mala noticia» o irse a dormir «sabiendo lo que se viene mañana».

Recordemos que el mayor problema de esta situación no está en la cantidad de mensajes o temas a tratar, sino en cómo sostenemos en el tiempo las jornadas. El mayor estrés es creado por la mente al momento de no tener respuestas sobre «cuándo finalizará esto». Y lo peor es que la respuesta es «nunca» a menos que te ocupes de hacerlo, la realidad es que la respuesta depende de vos.

Tips para bajar el nivel de estrés

Es posible bajar los niveles de ansiedad manejando estas simples prácticas

Es posible bajar los niveles de ansiedad manejando estas simples prácticas

1. Espacios para «descomprimir» la mente

Genera tres momentos al día de 15 o 20 minutos sin el celular u otro aparato. Déjalo dentro de un cajón u en otra habitación por un tiempo.

a. Potencial Excusa: «No puedo, mira si me llama mi familia por algo»

Respuesta: Avisa que estarás sin el móvil hasta X hora. También puedes configurar el teléfono para poner en silencio todo menos X contactos.

b. Potencial Excusa: «No tengo el tiempo para tomarme esos tres bloques».

Respuesta: Prueba con tres de 10 minutos. Haz uno solo de 20 minutos. Desafía a tu mente que se encuentra en estado de urgencia, el tiempo físico lo tienes.

c. Potencial Excusa: «No puedo, es posible que mi equipo/jefe me necesite».

Respuesta: Si mantienes este ritmo o nivel de estrés, es posible que enfermes y aunque lo desees no podrás estar para nadie. Mejor que otros esperen por ti por X tiempo del día (minutos) y no por Z momento de tu vida (por enfermedad).

2. Coordina con tu equipo

Coordina con tu equipo directo que los mensajes laborales, después de X horario, sean enviados por mail y no por WhatsApp. No envíes a nadie mensajes después del horario, solo mails para mostrar el ejemplo.

No hay nada peor que recibir una idea o proyecto a las 23hs por Whatsapp, es la puerta de entrada a una seguidilla de ida y vuelta de mensajes.

3. Quita la opción de «doble tilde azul» en WhatsApp.

Esto reducirá la ansiedad de responder al poder marcar como «no leídos» los mensajes que no son de urgencia. Aunque pierdes ver quiénes te leyeron, ganas mucha libertad y bienestar.

4. Finaliza tu jornada laboral a determinada hora

Cuando te pones la meta de finalizar a X horario tu día es más factible de que hagas ciertas cosas o decidas ciertas acciones en pos de lograrlo (puedes definirlo cada día y no como un estándar de todos los días). Cuando no defines en qué horario terminar tu día «siempre» hay algo que te lo hace más largo.

5. Crea mecanismos para disminuir la tentación de mirar mails o chats fuera de horario laboral.

Existen aplicaciones que son de gestión de aplicaciones, las cuales ayudan a «bloquear» en X horarios las aplicaciones que desees (mail laboral, por ejemplo).

6. Modo avión

Cuando estés leyendo algo importante en tus mensajes, coloca en «modo avión» para evitar que nuevos mensajes o notificaciones opaquen el momento de interacción.

7. Tiempo de calidad

Toma tiempo de calidad para almorzar, comer, tomar un café, etc.

8. Escribir lo importante

Es importante que utilices el tiempo para escribir las tareas que tienes pendientes, lo que deseas cumplir, etc. Que no sea siempre un «estar para el otro».

9. Crear un oasis

Escucha música en algún momento del día, baila, camina, haz ejercicio, cualquier actividad por fuera de la actividad mental será un oasis de tu estrés.

Estos son algunos de los posibles escenarios, no existe «la receta correcta» ya que cada persona y en su situación particular debe crearse su mejor escenario posible. En mi trabajo como Coach Profesional lo que generamos, con cada profesional, son estrategias particulares.

Sé muy bien que no es fácil, pero tú sabes bien que sí es posible. Y ambos comprendemos la importancia y lo beneficios de bajar el estrés en el presente, y también para el futuro. Todos sabemos que depende de ti hacerlo.

*Nacho Tellería es coach ejecutivo y comercial con 9 años de experiencia en el mercado, con doble certificación internacional (PCC-ICF y CBC+). Adicionalmente es especialista en el Modelo de Gestión de Excelencia y Calidad. Trabajó y brindó asesoría a clientes en Argentina Chile, México, Uruguay, Paraguay, Perú, Panamá, EEUU, España y Costa Rica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.